"El Titán", "el rey del desierto", "el Nairo Quintana del Mountain Bike", "un luchador del ciclismo"... Son muchos los apodos y definiciones que ha recibido nuestro protagonista y todos ellos definen bien su espíritu de lucha y su calidad sobre una bicicleta de MTB. Partirá a Marruecos con la intención de regresar con una nueva victoria en la mítica Titan Desert. Sí, es Diego Tamayo, el Titán del Berria Factory Team. 

 

 

¿Cómo afrontas esta nueva aventura por el desierto de Marruecos? Me imagino que querrás sacarte la espina del año pasado cuando se te escapó la victoria y no pudiste repetir el triunfo de 2015... 

Me encuentro bien, estoy motivado y preparado para afrontar esta nueva Titán. Es cierto que a veces pienso que ojalá no se repita la mala suerte que tuve el año pasado en cuanto a la mecánica de mi bicicleta, pero al mismo tiempo son factores que forman parte de la carrera y particularmente en el MTB. 

¿Qué tiene la Titán Desert para ser considera tan dura? ¿Realmente os hace sufrir tanto? 

Está claro que la climatología del desierto la hace especialmente dura. Las temperaturas a las que nos vemos sometidos pueden alcanzar hasta los 45 grados. Es un formato de carrera de fondo mtb maratón de seis días en los que no disfrutas de todas las comodidades para recuperar bien entre etapa y etapa. También hay que sumarle el riesgo de sufrir gastroenteritis, deshidratación, etc. Es lo que tiene el desierto del Sahara. 

Este año llevarás la Berria Bravo BR EVO. ¿Qué te puede aportar la nueva montura en esta carrera? 

Ya llevo algo de más de medio año con esta bicicleta, y la he sometido a pruebas de este calibre como la Ruta de los Conquistadores en Costa Rica y en la Titan Tropic de Cuba, donde junto a ella me proclamé campeón. Estoy ansioso de probarla sobre la arena y las dunas.

¿Cómo definirías la Berria Bravo BR EVO? 

Es una bicicleta que responde muy bien a mis necesidades. Es ligera, rígida pero a la vez cómoda resistiendo perfectamente a mi agresiva conducción. 

Por cierto, ya que hablamos de Berria, en la reciente Vuelta a Ibiza “debutaste” con el Berria Factory Team. ¿Cómo fue la experiencia?  

Mi compromiso con la marca es participar en ciertas carreras con el BFT como corredor satélite. Tuve la oportunidad y la suerte de correr en Ibiza incorporado al equipo y me encontré muy bien acogido, con una excelente infraestructura y organización, disfrutando al lado de corredores con experiencia de la talla de Trujillo y Salamero. 

 

 

¿Qué balance puedes hacer de este primer tramo de la temporada? 

En realidad mi temporada acaba de empezar. Hice un parón largo después de terminar la temporada del 2016 a mediados de diciembre por motivos de la Tropic. He ido haciendo algunas carreras como preparación y entrenamiento, pero a partir de ahora es cuando empiezan mis objetivos. 

Tus grandes éxitos sobre la bici de montaña van ligados, principalmente porque victorias has logrado muchas, a grandes carreras que destacan por su dureza como la mencionada Titan o la Titan Tropic Cuba que has ganado en los dos últimos años. ¿Qué tienen estas carreras para que se te den tan bien? ¿Influye tu capacidad de superar el sufrimiento? 

Son carreras de muchos días consecutivos, donde influye, aparte de estar muy en forma, saber cuidar tu cuerpo, resolver las adversidades que te van surgiendo en carrera y fuera de ella. Y donde, además, se asemeja a la forma de correr en el ciclismo de carretera de la que tengo el aprendizaje y la escuela de mis años de profesional.

 

 

Tus primeros pasos en el mundo del MTB los diste en tu tierra natal, Colombia, aunque al llegar a España con 18 años te decantaste por el ciclismo de carretera. ¿Por qué ese cambio? 

Me inicié en el MTB con 12 ó 13 años como un hobby, era un niño y aunque lo hacía por diversión, ya me gustaba competir.  Mi vida dio un cambio al decidirme venir a España con 18 años, y aquí me cambié a la carretera por la necesidad de encontrar un club o un equipo que me apoyara porque para aquel entonces tenías que ser élite y era muy difícil encontrar en el MTB 

Llegaste a debutar en el ciclismo profesional con el equipo italiano CarmioOro y fuiste el vencedor de la Vuelta a Navarra. Incluso llegaste a estar escapado durante 200 kilómetros en el Campeonato del Mundo de Melbourne en 2010 representando a Colombia. ¿Qué sentiste cuando el pelotón “te cazó” cuando podías tocar con la mano el éxito? Sería muy duro... 

Me alaga que tengáis en cuenta mis logros como ciclista profesional. Tuve la suerte de representar a mi país en un Mundial de Ciclismo y lo que hice fue dejarme hasta el último gramo de fuerza en aquella carrera. Arranqué de salida y junto a otros cuatro corredores estuvimos escapados, como bien dices, por más de 200 kilómetros. Fue una apuesta arriesgada, pero la ilusión de vestir el maillot con mi bandera y de buscar protagonismo en una carrera tan importante hicieron que pudiera soñar en algún momento por conseguir una azaña. Finalmente los equipos de las selecciones fuertes tiraron a muerte y redujeron los 20 minutos que llegamos a tener de espacada. Además, la dureza del circuito final hicieron que termináramos siendo cazados al final de la carrera. Fue una gran experiencia y satisfacción que guardaré por siempre. 

Sufriste un serio accidente cuando un coche te atropelló en la disputa de una etapa. ¿Influyó este suceso en tu decisión de abandonar el ciclismo profesional? 

Digamos que la rotura de cúbito y radio en Bélgica fue un duro accidente, pero es parte lo que se sufre en tu carrera deportiva. Pero ciertamente sí que mantenerme de baja desde el mes de marzo hasta agosto hizo que me perdiera carreras muy importantes ya que el equipo estaba en la categoría Profesional, y ese tiempo que perdí luego fue vital a la hora de renovar o encontrar cabida en otro equipo, ya que este se disolvió a final de ese año. 

Volviendo a temas más felices, es curioso, pero siendo colombiano no eres escalador y, sin embargo, tus mayores triunfos son en la bicicleta de montaña... Resulta cuanto menos chocante. 

Soy el único colombiano al que la montaña se le resiste. Me considero completo (ni subo, ni bajo, ni llaneo, ni esprinto) jejeje. Alguna vez lo he dicho, soy un colombiano atípico, y en realidad me he formado como ciclista de verdad en España, en llano, con viento. Como te digo soy un corredor completo.

 

 

En 2014 decides subirte de nuevo a la bicicleta de montaña y a partir de ahí tu progresión ha sido imparable. Campeón de la Titán Desert en 2015, Transpyr 2015, campeonatos de Aragón XCO y XCM, doble campeón de la Titan Tropic Cuba en 2015 y 2016 etc ... ¿Cuál es la clave del éxito?

Constancia, sacrificio y dedicación como todo deportista de élite. Además, como ya comenté, se me dan bien esta modalidad de carreras de resistencia. 

Sin embargo, a pesar de ese impresionante palmarés, es difícil vivir del ciclismo de montaña, ¿no?

Me apasiona el ciclismo y la bicicleta, con 33 años sigo luchando por un ideal, en buscar sponsors y marcas que me apoyen. Nadie dijo que sería un camino fácil.  

 

 

Tu novia, Mireia, es también corredora de MTB. ¿Cómo lleváis la vida familiar y las carreras? 

La conocí en una de las Titan Desert. Su faceta como ciclista solo es una de sus muchas cualidades que me atrajo. Ella tiene que combinar su profesión de matrona con los entrenamientos y lo tiene más complejo. Intentamos disfrutar juntos siempre que podemos. En las carreras a las que vamos los dos, nos apoyamos y hacemos que se conviertan en nuevas vivencias y aventuras. 

 

Ojalá esa pasión que sientes te siga llevando de éxito en éxito. Por lo pronto, mucha suerte y ojalá logres de nuevo vencer en la Titan Desert. Sácale jugo a tu Berria Bravo. Será una buena aliada.