El proceso de compra de una bicicleta de carretera es cada vez más complejo debido a la gran variedad de componentes y accesorios que existen en el mercado.

 

Cuando decidirte por una bici u otra resultaba sencillo...

Hace unos años, cuando nos sumergíamos en el proceso de compra de una bicicleta de carretera, los principales aspectos en los que nos fijábamos eran el cuadro, las ruedas y el grupo, de manera que rápidamente podíamos detectar si la bicicleta encacajaba o no con nuestras necesidades o lo que teníamos en mente.

A la hora de fijarnos en el cuadro, por ejemplo, nos fijábamos en el material sobre el que estaba construido dicho elemento (aluminio, carbono, titanio, alu/carbon…). En cuanto a las ruedas, tampoco había mucho donde elegir debido a la poca variedad de materiales o incluso fabricantes que existían. Prácticamente lo mismo que sucedía con los grupos. Te bastaba con saber si querías Shimano o Campagnolo, y en consecuencia, en función del presupuesto que tenías, te decantabas por una gama u otra.

 

Más variedad, más dudas

Pero en la actualidad, la cantidad de avances tecnológicos que se han ido incorporando a la disciplina reina, han propiciado que cada vez nos surjan mayores quebraderos de cabeza a la hora de decidirnos por un tipo de bici de carretera u otra: ¿frenos de pinza o disco? ¿cuadros aero, escaladores o gran fondo? ¿ruedas con tubeless o cubierta? ¿grupos mecánicos o electrónicos?

Por eso, aunque en próximos posts profundizaremos en otros aspectos (cuadros, sistemas de frenado, ruedas…), en este, os ayudaremos a conocer mejor las principales diferencias que existen entre los grupos electrónicos y los mecánicos, para que puedas acertar en tu elección.

 

Principales marcas

Mientras que hace unos años Shimano y Campagnolo ocupaban prácticamente la totalidad del mercado, en la actualidad, marcas como Sram están cobrando cada vez mayor relevancia en el sector hasta el punto de hacerse con una gran parte de la cuota de mercado.

Pero por si fuera poco tener que decidir entre los 3 principales fabricantes, hace unos años empezamos a ver cómo algunas marcas empezaban a apostar por los primeros grupos electrónicos. El primero en apostar por ellos, fue la marca nipona Shimano (Di2), a lo que unos años más tarde se sumarían tanto Campagnolo (eps), como Sram (eTap). Sistemas que sin duda vemos cada vez más en nuestras carreteras y que se han convertido en un imprescindible entre los ciclistas profesionales. Pero evidentemente, un incremento en la tecnología, sólo se podía ver reflejado de una forma: mayor coste. Por eso, las preguntas obligadas a las que necesitamos dar una respuesta son las siguientes: ¿es mejor un grupo electrónico que uno mecánico? ¿compensa la diferencia de precio? Pues bien, procedamos a enfrentarlos en diferentes situaciones.

 

Comparativa de Grupos mecánicos vs Grupos electrónicos

 

Marcas y modelos (ordenados de gama baja a alta)

Aunque de primeras vemos que la variedad de modelos por marca es muy amplia, generalmente la mayoría de marcas se limitan a unas pocas opciones de cara a sus montajes. Los más habituales en Shimano son desde 105 hasta Ultegra Di2, en Sram, desde Rival hasta Red eTap, y en Campagnolo, las opciones se limitan en la mayoría de casos entre los grupos Centaur, Chorus y Record (mecánico y electrónico).

Es posible que encontremos alguna bicicleta con un montaje de serie que se salga de esas opciones, pero como os decíamos, será en casos excepcionales.

 

Funcionamiento | Grupo mecánico vs Grupos electrónico 

Puesto que Shimano es la marca de referencia del mercado, de aquí en adelante, las comparativas que realizaremos serán entre los distintos modelos que nos ofrece la marca japonesa.

En los grupos mecánicos (105 y Ultegra), el funcionamiento es el siguiente: al accionar las palancas de las manetas, un cable que está conectado con el desviador y/o con el cambio trasero, coge/pierde tensión por lo que ayuda a recoger/extender la posición de los cambios. De esa manera es como se pasa de una marcha a otra.

En grupos electrónicos, las manetas van conectadas mediante un sistema eléctrico (cables) tanto al cambio como al desviador, por lo que al accionar las palancas de cambio, éstas emiten una señal eléctrica que recoge o abre el desviador y/o el cambio.

 

Mantenimiento | Grupo mecánico vs Grupos electrónico

Mientras que en los grupos mecánicos es normal que con el tiempo los cables y las fundas del cambio se vayan desgastando y/o oxidando, en los electrónicos resulta menos frecuente que los cables se vayan deteriorando.

En cuanto al mantenimiento, lo normal es que tengamos que hacer 1 o 2 cambios de cableado por año si no queremos partir el cable (depende de los kilómetros que hagamos y las condiciones climatológicas sobre las que estemos habituados a rodar) y de vez en cuando tendremos que estar realizando pequeños ajustes para que el cambio siga yendo preciso. En sistemas electrónicos, como mucho tendremos que actualizar los distintos componentes a la última versión del software, aunque si no lo hacemos, tampoco es que el grupo vaya a funcionar mal. Además, también podremos realizar pequeños ajustes para conseguir que el cambio vaya preciso incluso en marcha.

Eso sí, ¡que no se te olvide poner a cargar la batería cada 1.000-2.000km si no quieres quedarte sin poder cambiar de marcha en mitad de una salida!

 

Peso y precio | Grupo mecánico vs Grupos electrónico

Aunque en lo que al peso se refiere no hay una gran diferencia entre los grupos electrónicos y los mecánicos de una misma gama (el Ultegra es 100gr más ligero que el Ultegra Di2), es en el precio donde notaremos la mayor diferencia. Por lo general, una bicicleta montada con Ultegra mecánico, será unos 600-700€ más barata que una montada con Ultegra Di2.

 

Tacto, precisión y personalización | Grupo mecánico vs Grupos electrónico

Una de las cosas positivas y diferenciales que tienen los grupos electrónicos frente a los mecánicos es que tanto el recorrido necesario para accionar la palanca de cambio como la fuerza a aplicar sobre ésta, siempre serán iguales. En los grupos mecánicos, necesitarás mayor recorrido y mayor fuerza para poder cambiar de marcha y cuantos más kilómetros hagas, más duro se irá poniendo debido al deterioro que sufrirán los cables y fundas.

Otra de las cosas que nos ofrecen los grupos electrónicos es la personalización de los modos de cambio. Podemos configurarlos de manera que sólo nos preocupemos en poner desarrollos más duros o ligeros, para que sea el propio sistema quien cambie de forma automática de plato grande a pequeño y viceversa. Una función ideal para evitar cruzar la cadena en exceso y así evitar salidas de cadena y posibles averías.

 

Veredicto final: Grupos mecánicos vs Grupos electrónicos

Pero tal y como decíamos al inicio del post, ¿compensa la diferencia de precio entre un sistema y otro en comparación con las prestaciones que nos ofrecen? Esta es una pregunta a la que sólo tú podrás encontrar una respuesta, aunque te ayudaremos con ello.

 

Para principiantes y ciclistas poco experimentados (<2.600€)

Si eres un ciclista primerizo que se va a iniciar en esto del ciclismo de carretera, o llevas poco tiempo en esto, no hace falta que te metas en una inversión tan elevada como requieren los grupos electrónicos. Lo ideal sería que optaras por cualquiera de los grupos básicos que te presentábamos en la tabla de más arriba.

De esta manera, podrás adquirir una bicicleta de carbono nueva por un precio aproximado de 1.700€-2.600 €. Si tu presupuesto es algo mayor, podrás ir mejorando otros componentes como las ruedas por ejemplo. En esta franja de precios, podrás incluso encontrar bicicletas con frenos de disco.

 

Para ciclistas experimentados (2.300 € aprox en adelante)

Por el contrario, si ya llevas unos cuantos años practicando ciclismo y buscas comprarte una bicicleta con mejores prestaciones, el paso al electrónico seguramente dependa de tu presupuesto. Si buscas una bicicleta ligera al mejor precio, te recomendamos que optes por un grupo de gama avanzada (Ultegra por ejemplo), de esta manera, podrás dedicar una parte de tu presupuesto a comprar unas ruedas u otros componentes de tu bicicleta algo más ligeros.

Por otro lado, si tienes claro de que sí o sí quieres un grupo electrónico, te informamos de que el precio de salida de tu bicicleta será de unos 2.900€ hasta 4.000€, dependiendo de la modalidad de bicicleta. A partir de ahí, por poco que quieras mejorar las ruedas a una gama media, el precio irá en aumento progresivamente.

 

Para ciclistas muy experimentados y semi profesionales en adelante (>3.400€)

Si formas parte de este grupo, tienes dos opciones, montar una bicicleta con la máxima tecnología, o una bicicleta por debajo del límite UCI. O en el mejor de los casos, ambas. Aunque te adelantamos de que tu cartera se resentirá.

Si buscas una bicicleta lo más ligera posible, lo mejor será que optes por un montaje con Sram Red, ya que es uno de los grupos más ligeros del mercado. De esta manera casi seguro que conseguirás una bicicleta por debajo de 6,8kg.

Por el contrario, si quieres una bicicleta con altas prestaciones y duradera, tanto un Ultegra Di2 como el Dura Ace Di2 serán todo un acierto. No sabríamos decirte hasta qué punto está justificada la diferencia de precio entre un modelo y otro, por ello, te animamos a que esa diferencia de precio la inviertas en otros componente de tu bicicleta, como por ejemplo unas ruedas.

Y tal y como decíamos, si lo que quieres es una bicicleta ligera y a la vez con tecnología punta, en ese caso, el Sram Red eTap es tu grupo. Preciso, electrónico y ligero.